Un tribunal francés condenó a la empresa Uber y consideró que sus conductores tienen un contrato de trabajo con la compañía. La empresa sostuvo que apelará el fallo que la condena.

Por su parte, el abogado del conductor consideró que el fallo es una decisión histórica.

“Vamos a apelar esta decisión” ante el Tribunal de Casación de Francia, dijo el viernes una portavoz de Uber a AFP. Es que la empresa insiste en que es un proveedor de servicios con conductores que trabajan por cuenta propia.

“Los conductores eligen utilizar la aplicación Uber para tener la libertad de conectarse a ella cuando quieran”, aseguran.

El fallo sobre contrato de trabajo

El tribunal de apelaciones de París contradijo a la empresa. Allí, sostuvo que el hecho de que los conductores puedan elegir horarios y días de trabajo “no excluye que exista una relación laboral subordinada”. En ese sentido, agregó que debe demostrarse que “cuando un conductor se conecta integra un servicio organizado por Uber BV que le da instrucciones, controla su ejecución y ejerce un poder de sanción contra él”.

Por ejemplo, sostuvo el fallo, se comprobó que el conductor no puede elegir libremente a sus clientes ni fijar sus tarifas. El fallo va en sintonía con uno similar de la corte británica el mes pasado. Allí, el tribunal dictaminó que Uber debía conceder derechos laborales a sus conductores.

Uber, por su parte, argumenta que tales requisitos pondrían en peligro su modelo de negocios.