La Comisión Europea actualiza la normativa de la UE en el sector audiovisual

La Comisión Europea actualiza la normativa de la UE en el sector audiovisual

La Comisión Europea propuso modificar la normativa vigente del sector audiovisual, el objetivo es lograr un entorno más equitativo para todos los agentes, promover películas europeas, proteger a los niños y luchar mejor contra la incitación al odio.

Como parte de su estrategia para el mercado único digital, la Comisión ha presentado hoy una actualización de la Directiva de servicios de comunicación audiovisual: las normas comunes que han regulado los medios audiovisuales y garantizado la diversidad cultural y la libre circulación de contenidos en la UE durante casi 30 años. En la actualidad, los espectadores no solo miran contenidos de vídeo a través de sus canales de televisión, sino que, cada vez más, también lo hacen a través de servicios de vídeo a la carta (como Netflix y MUBI) y plataformas de intercambio de vídeos (YouTube y Dailymotion). Por ello la Comisión quiere lograr un mayor equilibrio de las normas que se aplican hoy día a las empresas de radiodifusión tradicionales, a los proveedores de vídeo a la carta y a las plataformas de intercambio de vídeos, especialmente en lo que se refiere a la protección de los niños. La Directiva de servicios de comunicación audiovisual revisada también potencia la promoción de la diversidad cultural europea, refuerza la independencia de los reguladores audiovisuales y ofrece más flexibilidad a las empresas de radiodifusión con respecto a la publicidad.

Esta propuesta refleja el nuevo enfoque de la Comisión sobre las plataformas en línea, como los mercados en línea, los motores de búsqueda, los sistemas de pago, las redes sociales y los sitios de intercambio de vídeos y contenidos. Desde la puesta en marcha de la estrategia para el mercado único digital en mayo de 2015, la Comisión ha realizado una evaluación exhaustiva de la función social y económica de estos nuevos agentes. Hoy ha concluido que un enfoque «de talla única» no es el más apropiado para que los consumidores disfruten de las oportunidades y para que las normas solventen los diferentes problemas que plantean los muy diversos tipos de plataformas en línea. Partiendo de este planteamiento, la Comisión analizará cada zona en la que puede actuar, desde las telecomunicaciones a las normas sobre derechos de autor, para resolver problemas específicos mediante soluciones con futuro para todos los agentes del mercado.

En palabras de Andrus Ansip, vicepresidente responsable del mercado único digital: «Quiero que las plataformas en línea y los sectores audiovisual y creativo sean fuentes inagotables en la economía digital, sin lastrarlos con normas innecesarias. Tanto unas como otros necesitan la seguridad de un marco jurídico moderno y justo: eso es lo que ofrecemos hoy. Ello implica que no hay que modificar las normas existentes que funcionan, como las aplicables a la responsabilidad de los proveedores de servicios en línea. También supone desregular en caso necesario sectores tradicionales, como la radiodifusión, o hacer extensivas determinadas obligaciones a las plataformas digitales y otros agentes digitales para mejorar la protección de los usuarios y lograr unas condiciones equitativas».

Por su parte, Günther H. Oettinger, comisario de Economía y Sociedad Digitales, ha afirmado lo siguiente: «Puede que haya cambiado el modo en que miramos la televisión o los vídeos, pero nuestros valores no se han modificado. Con estas nuevas normas, vamos a defender el pluralismo de los medios de comunicación y la independencia de los reguladores audiovisuales y vamos a cerciorarnos de que la incitación al odio no tenga cabida en las plataformas de intercambio de vídeos. También queremos garantizar unas condiciones equitativas, un comportamiento responsable y confianza y equidad en el entorno de las plataformas en línea: la Comunicación de hoy presenta nuestra visión para lograrlo».

Un marco para los medios de comunicación del siglo XXI

La Comisión ha realizado una evaluación de la Directiva de servicios de comunicación audiovisual de 2010 y, sobre esta base, ha propuesto lo siguiente:

  • Plataformas responsables de intercambio de vídeos: las plataformas que organicen y marquen una gran cantidad de vídeos tendrán que proteger a los menores de contenidos nocivos (como pornografía o violencia) y proteger a todos los ciudadanos de la incitación al odio. Entre las medidas pormenorizadas hay instrumentos para que los usuarios notifiquen y marquen contenidos nocivos y sistemas de verificación de la edad o de control parental. Para asegurarse de que las medidas tienen futuro y son eficaces, la Comisión invitará a todas las plataformas de intercambio de vídeos a trabajar en la alianza para proteger mejor a los menores en línea, con miras a elaborar un código de conducta para el sector. Antes que ser sencillamente autorreguladores, los reguladores audiovisuales nacionales tendrán la facultad de aplicar normas, que, dependiendo de la legislación nacional, podrán también dar lugar a multas.
  • Una función más activa de los reguladores audiovisuales: la Directiva garantizará a partir de ahora que las autoridades reguladoras sean verdaderamente independientes de los gobiernos y del sector y puedan desempeñar su papel de forma óptima: garantizar que los medios audiovisuales actúan en interés de los espectadores. La función del Grupo de Reguladores Europeo para los Servicios de Medios Audiovisuales (ERGA), compuesto de veintiocho reguladores audiovisuales nacionales, se establecerá en la legislación de la UE. El grupo evaluará los códigos de conducta correguladores y asesorará a la Comisión Europea.
  • Más creatividad europea: actualmente, las empresas de radiodifusión televisiva europeas invierten alrededor del 20 % de su volumen de negocios en contenidos originales y los proveedores a la carta, menos del 1 %. La Comisión desea que dichas empresas sigan destinando al menos la mitad del tiempo de emisión a obras europeas y obligará a los proveedores a la carta a velar por que en sus catálogos haya al menos una participación del 20 % de contenidos europeos. La propuesta también aclara que los Estados miembros pueden pedir a los servicios a la carta disponibles en su país que contribuyan financieramente a obras europeas.
  • Mayor flexibilidad para las empresas de radiodifusión televisiva: los espectadores molestos por el exceso de anuncios televisivos pueden sintonizar ofertas en línea sin anuncios que no existían hace una década. La reglamentación audiovisual revisada responde a esta situación y a otras realidades nuevas. La Directiva revisada ofrece a las empresas de radiodifusión una mayor flexibilidad en cuanto al momento para ofrecer anuncios publicitarios: se mantiene el límite general del 20 % del tiempo de emisión entre las 7 horas y las 23 horas, pero en lugar de los doce minutos por hora actuales, las empresas de radiodifusión podrán elegir con mayor libertad el momento de ofrecer la publicidad a lo largo del día. Las empresas de radiodifusión televisiva y los proveedores a la carta también disfrutarán de una mayor flexibilidad para utilizar la colocación de productos y el patrocinio, manteniendo informado al espectador.

Se espera que estas diferentes medidas tengan una incidencia económica positiva para los proveedores de servicios de comunicación —principalmente las empresas de radiodifusión televisiva— y aumenten su capacidad para invertir en contenidos audiovisuales. Ello es importante para la competitividad del sector audiovisual de la UE.

Plataformas en línea: oportunidades y desafíos para Europa

Las plataformas en línea desempeñan un papel fundamental en la innovación y el crecimiento en el mercado único digital, al haber revolucionado el acceso a la información y conectado mejor y de forma más eficaz a compradores y vendedores. Es necesario que la UE actúe con objeto de crear el entorno adecuado para atraer, retener y desarrollar nuevos innovadores de plataformas en línea.

La Comisión ha esbozado un enfoque selectivo basado en principios y destinado a solucionar los problemas señalados por los participantes de la consulta pública de la Comisión en el transcurso de la evaluación de las plataformas, que ha durado un año (véanse las preguntas y respuestas). La Comisión respaldará los esfuerzos del sector y de las partes interesadas en favor de la autorregulación y la corregulación, para garantizar que este enfoque siga siendo flexible y se mantenga actualizado. Los ámbitos de actuación comprenden lo siguiente:

  • Normas comparables para servicios digitales comparables: los servicios digitales comparables deben cumplir las mismas normas o normas similares y, en la medida de lo posible, la Comisión debe reducir el ámbito de aplicación y el alcance de la normativa vigente. La Comisión aplicará estos principios a las revisiones en curso de la legislación sobre telecomunicaciones de la UE y de la Directiva sobre la privacidad electrónica, por ejemplo, a la hora de examinar si las normas de confidencialidad deben aplicarse a los proveedores de servicios de comunicación en línea, así como a las empresas de telecomunicaciones tradicionales.
  • Obligación de que las plataformas en línea actúen de forma responsable: debe mantenerse el actual régimen de responsabilidad de los intermediarios, establecido en la Directiva sobre el comercio electrónico. Los problemas específicos se abordarán con instrumentos selectivos, como las normas audiovisuales o sobre los derechos de autor (comunicado de prensa) o aumentando los esfuerzos voluntarios del sector.
    Por ejemplo, la Comisión está trabajando intensamente con las principales plataformas en línea sobre un código de conducta para combatir la incitación al odio en línea y presentará los resultados en las próximas semanas.
  • La confianza es imprescindible: la cooperación para la ejecución transfronteriza garantizará que las plataformas cumplan sus obligaciones sobre los derechos de los consumidores, por ejemplo, indicar claramente los resultados de las búsquedas patrocinadas (comunicado de prensa). La Comisión instará también al sector a redoblar los esfuerzos voluntarios para hacer frente a prácticas como las críticas en línea falsas o engañosas. También animará a las plataformas en línea a reconocer los distintos tipos de identificaciones electrónicas seguras (eID), que ofrecen la misma garantía que sus propios sistemas de identificación electrónica.
  • Mercados abiertos para una economía de los datos: la iniciativa de libre circulación de datos, prevista para finales del año 2016, facilitará la portabilidad de datos y el traslado de estos entre diferentes plataformas en línea y servicios de computación en nube.
  • Un entorno empresarial justo y favorable a la innovación: la Comisión realizará un examen de las cuestiones planteadas en la consulta pública por las empresas y los proveedores que interactúan directamente con las plataformas. Entre ellas cabe citar, por ejemplo, las preocupaciones sobre las cláusulas abusivas, en particular para el acceso a bases de datos importantes, el acceso a los mercados y la falta general de transparencia. Sobre esta base, la Comisión determinará, antes de la primavera de 2017, si se necesitan nuevas actuaciones de la UE en este ámbito.

En su próxima agenda Europea para la economía colaborativa, la Comisión proporcionará asimismo orientaciones sobre la legislación aplicable de la UE y formulará recomendaciones a los Estados miembros.

Contexto

Estas nuevas iniciativas en el marco de la estrategia para el mercado único digital se presentarón en el día de ayer junto con un conjunto de medidas para impulsar el comercio electrónico en la UE (comunicado de prensa).

Las medidas adoptadas hoy son la continuación de una serie de iniciativas para digitalizar la industria europea (comunicado de prensa), propuestas sobre los derechos de autor (comunicado de prensa) y contratos digitales (comunicado de prensa), así como de un proyecto de decisión sobre coordinación del espectro radioeléctrico (comunicado de prensa). La estrategia del mercado único digital consta de dieciséis iniciativas que se presentarán hacia finales del presente año.

Fuente: Comisión Europea

COMPARTIR EN LAS REDES: