Ocurrió en 2007 a partir de una orden judicial.

Yahoo! denunció que en 2007 el gobierno de Estados Unidos los amenazó y obligó a cooperar con la entrega de datos de sus usuarios para el programa de contraespionaje masivo PRISM, de la Agencia Nacional de Seguridad Nacional (NSA).

Según denunció el Jefe de Asuntos Jurídicos de Yahoo!, Ron Bell, a través de un comunicado en el que explica cómo y por qué la compañía termino siendo parte del programa, “en un momento dado, el Gobierno nos amenazó con imponernos una multa diaria de 250.000 dólares si nos negábamos a cumplir”.

Todo comenzó en 2007, cuando el gobierno estadounidense “modificó una ley clave para exigir información sobre los usuarios de servicios online”, detalló. La empresa se negó a cumplir con esa norma de “vigilancia inconstitucional y excesivamente amplia” y apeló; no tuvieron éxito.

De acuerdo a lo que explica la empresa en un comunicado: “Nuestro desafío, y una posterior apelación en el caso no tuvieron éxito. El Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISC, por su siglas en inglés) confirmó la predecesora de la Sección 702 de la Ley de Enmiendas de la FISA. El Tribunal nos ordenó dar al gobierno de Estados Unidos los datos de usuarios que buscaba”.

El FISC y el FISC-R (la corte de revisión del FISC) son los tribunales secretos que supervisan las solicitudes del gobierno de Estados Unidos para las órdenes de vigilancia y otros tipos de procesos legales en las investigaciones de seguridad nacional. Sus audiencias y registros no son públicas y por lo general permanecen clasificadas.

El ejecutivo contó que tras ese episodio, Yahoo! mantuvo una pelea con esa corte secreta durante 2007 y 2008 que consta en las más de 1500 páginas de documentos legales que hasta ahora permanecían clasificados.

“La decisión de hacer públicos los expedientes FISC o FISC-R es extremadamente rara. Ahora que el FISC-R se ha comprometido a quitar el sello de las actuaciones a petición nuestra, estamos trabajando para hacer que estos documentos estén disponibles”, y anunció que pronto los publicarán.

Por su parte, la Dirección Nacional de Inteligencia publicó en su blog de “transparencia” parte de esos documentos. Según la empresa, esta desclasificación es el fruto de su lucha para “hacer pública la investigación”.

“Consideramos esto una importante victoria para la transparencia, y esperamos que estos registros ayuden a promover un debate sobre la relación entre la privacidad, el debido proceso y la recolección de inteligencia”, consideró Bell.

PRISM fue el primer programa de espionaje masivo revelado gracias a los documentos filtrados por el ex contratista de inteligencia Edward Snowden. De acuerdo a lo informado en aquel entonces el diario inglés The Guardian, a través de PRISM la NSA accedía de forma directa a los servidores de varias de las grandes empresas de Internet – como Microsoft, Yahoo, Google, Facebook, PalTalk, Skype, AOL y Apple– para recavar información en tiempo real sobre sus usuarios.

La popularidad y masividad de estos servicios web hicieron estallar el escándalo del ciberespionaje a nivel global y los directivos de algunas de las empresas involucradas  no tardaron en aparecer en los medios para negar su supuesta vinculación con el programa. Pero los documentos elaborados por los agentes de inteligencia y revelados por Snowden no sólo los incriminaban sino que aportaban cifras sobre la cantidad de información recavada a través de “PRISM”.