Las carreras de Comunicación reclamaron instancias de discusión para la Ley de Comunicaciones

Las carreras de Comunicación reclamaron instancias de discusión para la Ley de Comunicaciones

Fue en el marco de la séptima reunión participativa de la Comisión Redactora del Anteproyecto de Ley de Comunicaciones.

La Red de Carreras de Comunicación Social y Periodismo (REDCOM) y la Federación Argentina de Carreras de Comunicación Social (FADECCOS) participaron  del séptimo encuentro con organizaciones realizado por la Comisión Redactora del Anteproyecto de Ley de Comunicaciones con el objetivo de discutir la legislación que regirá en el ámbito de la comunicación audiovisual y las telecomunicaciones. La reunión fue solicitada por la red y la federación a fines de abril, tras comprobar que no estaban consideradas entre los primeros convocados, según lo publicado en el sitio de REDCOM.

Consideramos que desde las distintas carreras de comunicación del país tenemos mucho por aportar en el debate sobre la legislación y las políticas en materia de comunicación”, plantearon desde ambas asociaciones, que estuvieron representadas en la reunión por el presidente de REDCOM Daniel Badenes, el presidente de FADECCOS Carlos García Da Rosa y el director de la carrera de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Buenos Aires, Diego de Charras.

Hemos sido sumamente críticos del DNU 267 del actual gobierno, que legisló incumpliendo el principio de legalidad dispuesto por el estándar internacional en la OC 6/86 de la Corte IDH e implica un grave retroceso en materia de derechos tal cual había consagrado la Ley 26.522”, plantearon en el documento que fue entregado en el encuentro, haciendo referencia a los cuestionamientos al proceso que dio nacimiento a la Comisión.

En esa presentación detallan en 16 puntos algunos aspectos fundamentales que deberían ser tenidos en cuenta en la redacción de una ley de comunicaciones. Como principio general, platean que “debe tener como punto de partida la consideración de la comunicación como derecho humano, lo que implica una total adhesión a los estándares definidos por el sistema interamericano de derechos humanos y por la UNESCO para la promoción de la diversidad, el pluralismo y la libertad de expresión. Insistimos en la noción de derecho humano porque reconocemos el riesgo que implica la unificación de leyes que refieren a materias que son diferentes -aunque converjan-. Cualquier eventual contradicción entre los principios antedichos y los criterios de organismos como la OMC, el CIADI o la UIT debe resolverse privilegiando la perspectiva de los derechos humanos”.

Además, REDCOM y FADECCOS reclamaron la ampliación de las instancias de discusión: “una nueva ley debe partir de un amplio debate con la sociedad, que recoja los aportes de toda la ciudadanía en tanto titular de los derechos que la legislación debe garantizar. La instancia participativa no debe agotarse en un momento inicial de recolección de aportes de distintas organizaciones, sin conocer un borrador del proyecto en desarrollo. Esperemos ser convocados a discutir un anteproyecto de ley como ocurrió entre marzo y agosto de 2009 con la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual”. Y agregaron: “Nuestras carreras albergan múltiples investigadores e investigadoras que pueden realizar aportes en distintos aspectos involucrados en una ley de servicios de comunicación convergentes, cuyo conocimiento y capacidad crítica ponemos a disposición para discutir futuros borradores del proyecto”.

De la séptima reunión, que fue presidida por la directora del Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) Silvana Giudici, el secretario de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de la Nación, Héctor Huici y el vicepresidente de Arsat, Henoch Aguiar, también participaron representantes del Consejo Profesional de Ingeniería de Telecomunicaciones, Electrónica y Computación (COPITEC), de la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA) y del Radio Club Argentino.

COMPARTIR EN LAS REDES:
LEA TAMBIÉN  Medios comunitarios realizarán un "microfonazo" en la puerta del Enacom