La Organización Internacional del Trabajo (OIT) propuso establecer garantías de protección social a las economías de plataforma. Se trata de servicios de transporte y delivery como Uber o Glovo. El organismo advirtió que las tareas en ese ámbito podrían recrear “prácticas laborales que se remontan al siglo XIX y futuras generaciones de “jornaleros digitales”.

Dichas recomendaciones se expusieron en un informe titulado “Trabajar para un futuro más prometedor”. Fue presentado en la sede central del organismo por Cyril Ramaphosa, presidente de Sudáfrica y el director general de la OIT, Guy Ryder.

Las propuestas de la OIT

El trabajo contiene una serie de propuestas para encauzar la tecnología en favor del trabajo decente. Recomienda que trabajadores y directivos diseñen la nueva concepción del puesto de trabajo y qu se adopte un enfoque de inteligencia artificial bajo control humano.

Para las economías de plataforma, recomienda establecer “un sistema de gobernanza internacional para exigir a las plataformas digitales (y a sus clientes) respetar determinados derechos y protecciones mínimas”.

Asimismo, resaltó que el empleo de este tipo “a veces está mal remunerado, a menudo por debajo de los salarios mínimos vigentes, y no existen mecanismos oficiales para hacer frente al trato injusto”. Por ello, recomienda a los agentes implicados que tracen medidas para un marco a nivel internacional que les ponga límites.