El servicio podría comenzar a ser ofrecido en los próximos ocho meses. Esta disposición concierne no sólo a los móviles sino a todos los equipos electrónicos que los pasajeros lleven a bordo, como reproductores de Mp3, notebooks y libros electrónicos, entre otros.

La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) autorizó en el día de ayer a los pasajeros de aerolíneas europeas a utilizar sus smartphones y tablets durante el vuelo con conexión 3G y 4G. Esta disposición concierne no sólo a los móviles sino a todos los equipos electrónicos que los pasajeros lleven a bordo, como reproductores de MP3, notebooks y libros electrónicos, entre otros.

Los pasajeros podrán navegar por la web y enviar y recibir correos electrónicos cuando el avión vuele por arriba de los 3000 metros. Esto será posible porque las aerolíneas adaptaran sus aeroplanos.

Hasta ayer las normas del viejo continente habilitan el uso de dispositivos móviles pero sólo en “modo avión” -para evitar que al transmitir ondas de radio los equipos interfieran con los aviones-.

La EASA señaló que la decisión sobre la adopción de los móviles a bordo ahora depende de cada empresa, y sostuvo que el servicio podría comenzar a ser ofrecido en los próximos ocho meses. De acuerdo a un cable de la agencia española EFE, esta medida constituye el paso normativo previo a la posibilidad de poder ofrecer al pasajero el uso de las telecomunicaciones y conexiones inalámbricas “de puerta a puerta”.